En los últimos tiempo estamos viviendo la revolución de las impresoras 3D pueden crear objetos con materiales como polímeros o incluso metal. De esta forma podemos generar  unas especie de “estructuras” con el fin de generar “construcciones” mucho más complicadas, complejas y sofisticadas. Actualmente las innovaciones más importantes que se están produciendo en el mundo de las impresoras 3D se desarrolla en Princeton, y es que en esta facultad se ha logrado fabricar una impresora que funciona con cartuchos parecidos a los de la “tinta” pero llenos de “semiconductores” que sirve para imprimir componentes electrónicos directamente. Este tipo de tecnología va a tener un gran potencial en la bioelectrónica.

El futuro de las impresoras 3D

Lentes

La diferencia que va a proporcionar la posibilidad de imprimir componentes electrónicos es fundamental y principalmente la capacidad de ahorrar mucho tiempo, no obstante también se busca la posibilidad de poder personalizarlos aún más tanto en el diseño de los componentes electrónicos, como la forma en que se fabrican. Por otro lado también existe una serie de limitaciones como por ejemplo que en la actualidad  no se pueden imprimir componentes electrónicos excesivamente complejos ni tampoco excesivamente detallados si estos son pequeños.  En la actualidad tampoco se pueden imprimir circuitos para procesadores ni paneles.

No obstante en la actualidad tiene un uso muy extendido en cuanto a crear circuitos sencillos. También el poder personalizar cada una de las piezas según las necesidades concretas que se tienen, y también la implementación para la creación de nuevas prótesis más eficientes y que se adapten mejor a la persona que las lleva.

Durante el año pasado uno de los líderes de este proyecto de implementación de las impresoras 3D en Princeton “McAlpine” creó una oreja bioelectrónica, que además estaba hecha de células vidas, y que debido a una bobina eléctrica estaba hecha de nanopartículas de plata, que además permitía la recepción de señales de radio. También a partir de ese proyecto se consiguió desarrollar un sistema de impresión 3D con el fin de cubrir otros usos.

También se utilizan las impresoras 3D para fabricar bombillas LED, para este tipo de procesos se usaron nanopartículas semiconductoras capaces de emitir una luz muy brillante cuando reciben las corriente eléctrica. El gran desafío que supuso y que sigue suponiendo este proceso de creación es evitar que los propios componentes terminen mezclándose, debido a que queda poco espacio entre ellos.

¿Por qué se busca implementar esta tecnología en cuanto a las bombillas LED? En la actualidad existen numerosos estudios que demuestran que el uso de este tipo de luces para estimular los nervios sirve como terapia, es por esto mismo que implementar el uso de estas luces para poder controlarlas mejor, es otra posibilidad más.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>